martes, 16 de marzo de 2010

Traicion sin contrabando

Al escuchar me cae un balde de agua que seca mi ropa, la botella me toma, bebe mi sangre hasta caer borracho, el silencio grita, sus oídos piden piedad, el mariachi yace en el piso agonizando, medio muerto y medio ahogado en alcohol, su eterna pena lo arrastra y le dice una mas, la del estribo, una ranchera le guiña un ojo, el mariachi queda inmóvil sentado en la acera, su mirada cabizbaja mientras violines discuten la mejor manera de animarlo pero nada es suficiente, el huapango y su mirada de esperanza dan un sorbo al tequila, el cuerpo mutilado del mariachi no cabe en un estuche de disco compacto.
La vihuela y el harpa lloran, sus cuerdas piden auxilio, labios hinchados buscan trompetas su esplendor no suena por ningún lado, aun sigue su búsqueda entre cintos piteados y botas de precios monumentales, del mariachi no hay señal alguna, el jarocho se esconde al escuchar autos ultimo modelo pasar con el "SON" equivocado, mientras el mariachi es atado por un cable de teclado electrónico, la redova y varsoviana se burlan lo han humillado, la rareza de los valses quedan sin palabras mirando a la distancia con temor en las piernas, el "Norteño" patea la silla debajo de sus pies, el mariachi cuelga del cable pero aun mantiene el ritmo, un grito a la distancia: "Arranquese" ..el cable, debe aferrarse a la vida, la polca aconseja al acordeon y toman control del escenario, el traje de charro esta hecho trizas, los violines se fueron a la leña y esa cruel batería da vida redobles que derrumban fuertes robles, mientras el mariachi pelea por un bocado de aire, la fiesta se manifiesta a los pies del norteño, la flauta nunca fue mencionada, solo fue devorada como plato de entrada.
Querido Mariachi te necesitamos mas que nunca ahuyenta a los acordeones y las polcas que regresen en el barco que llegaron, los pueblos y barrios bailan ritmos y el son equivocado. Que regrese el bendito jolgorio de tu bautizo “C’est un mariage.” Alrededor del mundo eres sensacional aquí solo una memoria que se vende en las calles a las altas horas y una hermosa parte de la historia en los días de mi pueblo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal